Características Puertas Lacadas

¿Qué es un lacado?

Lacar significa aplicar varias capas de una pintura, conocida como esmalte-laca, para realzar el cuerpo de la puerta o armario y darle una nueva dimensión de color. El proceso de lacado es un trabajo minucioso donde cada detalle es vital: se precisa una cabina de pintado y la utilización de un proceso de secado específico para asegurar que no se adhieran partículas de polvo durante el proceso y garantizar así un resultado impecable y de una gran durabilidad que no amarilleará con el paso del tiempo.



¿Cómo son las superficies lacadas?

Los acabados lacados generan una superficie tersa, lisa y satinada; totalmente uniforme, sin poros, grietas, ni rendijas. El resultado es totalmente opaco, por lo que no veremos las vetas de la madera ni cualquier otra textura que hubiese detrás. En la siguiente imagen podemos apreciar la gran diferencia de los lacados frente a, por ejemplo, los tintes sobre roble


¿Cuáles son sus principales características?

La principal característica de las puertas y armarios lacados es su espectacular estética y su gran variedad de diseños disponibles. No en vano, son tendencia en prácticamente todo el mundo. Los lacados adminten infinitos colores y diseños por lo que ofrecen una estética muy versátil que encaja en cualquier estilo e interiorismo. Son, por tanto, una apuesta segura.

También resulta muy llamativa su facilidad para tenerlas siempre perfectas. Las superficies lacadas se lavan muy facilmente: con un trapo, agua y un poco de jabón las dejarás brillantes en unos segundos.





No hay comentarios:

Publicar un comentario